sábado, 10 de marzo de 2018

ORFEO

Orfeo y la lira (1891) Franz Von Stuck
Orfeo es uno de los más conocidos personajes de la mitología griega. Destaca en el imaginario popular por sus dotes como músico y poeta. Se dice que con su canto podía domar a la naturaleza y fascinar animales, plantas e, incluso, hasta las piedras. De origen tracio, se le considera hijo de Eagro o del dios Apolo con una musa -esta podría ser Calíope, Polimnia o Urania, según diversas tradiciones-. Participó del viaje de los Argonautas. Con su arte, consiguió mover la nave Argo, paralizada por una fuerza misteriosa. Durante el viaje, asimismo, estimuló a los marineros con su música e impidió que oyeran el canto de las sirenas. Entre las leyendas relativas a Orfeo, la más célebre se refiere a su unión con Eurídice, el gran amor del artista. Cuando esta murió, su canto logró convencer a las divinidades del infierno de que esta volviese al mundo de los vivos. No obstante, debido a un error de último momento -el no haber resistido mirarla antes de salir del mundo de los muertos- impidió que consiguiese su cometido. Al regresar del mundo de las sombras, inconsolable por la pérdida de Euridice, Orfeo se puso a vagar por toda Grecia, llorando la muerte de su esposa. Se dice que muchas mujeres quedaron enamoradas de él, pero rechazó a todas. Las bacantes, enfurecidas por su desdén, lo despedazaron a orillas del río Hebro, en Tracia. Llevadas por las aguas, la cabeza y la lira del poeta fueron a dar a la isla de Lesbos, donde los habitantes del lugar o las Musas, según otra versión les dieron sepultura.



Orfeo y Euridice. Federico Cervelli

ADEMÁS: ALGUNOS DATOS ADICIONALES SOBRE ORFEO

Algunos especialistas le atribuyen la invención de la lira; para otros, solo perfeccionó este instrumento: él habría aumentado su número de cuerdas de siete a nueve, ya que este es el número de las musas.
El poeta Píndaro se refiere a Orfeo como "el padre de los cantos".

Mientras Orfeo estuvo en los Infiernos, consiguió que cesen las penurias de los condenados: Sísifo dejó de empujar su roca; la rueda de Ixión dejó de girar; Tántalo no sintió hambre ni sed; las Danaides interrumpieron su inútil tarea de llenar un barril sin fondo.


Según una versión recogida por Pausanias, Orfeo obligaba a los maridos de las mujeres de Tracia a que lo siguieran en sus viajes. Por eso, lo mataron luego de embriagarse con vino y, por ello, se estableció la costumbre de que los hombres salieran a combatir tras haber bebido.
Según una tradición, la tumba de Orfeo estaba en la embocadura del río Meles, en Asia Menor. Tras la muerte del poeta, una peste habría asolado a Tracia. El oráculo habría anunciado a la población que la calamidad era un castigo por el asesinato de Orfeo. Para librarse de ella, debían encontrar la cabeza el poeta y rendirle honras fúnebres. Al cabo de intensas búsquedas, unos pescadores hallaron la cabeza a orillas del río Meles.

Orfeo. Césare Gennari

Según una leyenda tesala, el oráculo de Baco afirmó que si las cenizas del poeta viesen la luz del sol, la ciudad de Léibhera, en Tesalia, donde se encontraban, sería devastada por un cerdo. Los habitantes de la zona no creyeron en la profecía. Pero una tarde verano, un pastor que dormía sobre la tumba del poeta se puso a cantar. Al oírlo, los campesinos abandonaron sus labores y corrieron hacia la tumba. La multitud acabó derribando las columnas del monumento y el sarcófago apareció. A la noche siguiente, una violenta tempestad cayó sobre la ciudad, lo que provocó el desborde del río Sys (cerdo en griego). Varias casas de Léibhera se hundieron bajo la furia de las aguas, cumpliendo así la profecía.

En el mundo griego, se consideraba a Orfeo no solamente como un personaje mítico, sino como a un autor literario real, de carne y hueso. Existen algunos cantos e himnos que son atribuidos a él (por ejemplo, la Argonáutica órfica).

No es un dato muy conocido, pero Orfeo, al parecer, practicaba las artes mágicas, en particular la astrología.

Según algunas versiones,  la lira de Orfeo fue transformada en constelación por Zeus o dedicada a Apolo.

Orfeo era venerado como inspirador de una religión que llevó su nombre: el orfismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario