miércoles, 28 de marzo de 2018

MARTE Y VENUS EN LA RED DE LA VENGANZA (MITO)


Venus y Marte (1483) de Sandro Boticcelli
Las mujeres que rechazaban su amor terminaban siendo violadas brutalmente. Porque él perseguía ninfas con la misma furia devastadora que empleaba en batalla. Partía para la conquista amorosa como si marchase a una campaña militar: confiando en su fuerza.
Con Afrodita (Venus) fue diferente. Para obtener su amor, Ares (Marte) abandonó las actitudes brutales. Se aproximó ofreciéndole su cuerpo perfecto, como un desafío a la capacidad amorosa de la bella diosa. Le dijo palabras de afecto. La colmó de ricos presentes. La amistad entre ambos fue aumentando cada día, hasta que se dieron cuenta de que estaban enamorados. Hicieron planes y elaboraron ideas para unirse en el amor.
Mientras Hefesto (Vulcano), el deforme marido de Afrodita trabajaba la noche entera en la forja, Ares visitaba clandestinamente a la sensual amante.
Se sentían felices. Solamente una cosa podía estropear la aventura: Helios, el Sol, una divinidad a la que no le gustaban los secretos.
Ares trató de tomar todas las precauciones posibles para no ser descubierto por el Sol. Cada vez que iba al encuentro con su amada, llevaba al joven Alectrión, su confidente. Así, mientras se deleitaba en los brazos de Afrodita, el amigo vigilaba la puerta del palacio, con la misión de advertirle el momento en que comenzaba a aparecer el Sol.
Vulcano sorprende a Venus y Marte (1827)
de Alexandre Charles Guillemot
Una noche, el fiel guardián, exhausto y aburrido, se adormeció. Ares y Afrodita se amaban, mientras tanto, intensamente, olvidados de las preocupaciones.
El día amaneció claro y hermoso. El Sol despuntó y sorprendió a los amantes que dormían abrazados.
Indignado por la traición a Hefesto, Helios salió en busca del deforme herrero y le contó lo que había visto.
Hefesto dejó caer el hierro que forjaba. Sintió que las fuerzas le faltaban. Agradeció al Sol la verdad. Estaba avergonzado y humillado por el acontecimiento.
Y pensó que la fea acción no podía quedar sin venganza. Después de mucho reflexionar, el armero divino tuv
o una idea y se puso a trabajar. Con finísimos hilos de oro confeccionó una red invisible, pero tan fuerte y resistente que ningún hombre podría romperla.
Cuando terminó su obra, fue al encuentro de su esposa. Ocultando su odio y su tristeza, armó disimuladamente la red en el lecho manchado por la deshonra y dijo a Afrodita que debía ausentarse por algunos días. Sin más explicaciones, se despidió y partió.
Ares que lo espiaba todo, apenas vio alejarse a Hefesto, corrió a la casa de su amante. Sin contener su deseo, apenas vio a Afrodita le dijo: "Ven, querida, al lecho: gran placer es el amor. Hefesto está de viaje, según creo, camino Lemmos".
Se acostaron felices y no se dieron cuenta de que estaban aprisionados por la ingeniosa red que el esposo traicionado.
En ese instante, Hefesto, que había fingido alejarse, retorna y sorprende a los amantes, presos en la trama de oro.
Cupido, Venus y Marte (1490) de Piero di Cosimo
Nunca sintió tanta vergüenza y tanto odio. Parado en el umbral de la puerta, llama la atención de los otros olímpicos: "Zeus padre y todos los demás dioses bienaventurados e inmortales, venid aquí a presenciar una escena ridícula y monstruosa: por ser yo cojo, Afrodita, hija de Zeus, me cubre continuamente de deshonra; ama a Ares, el destructor, porque es hermoso y tiene las piernas derechas, mientras que yo soy defectuoso de nacimiento. Pero la culpa no es mía, sino de mis padres, que habrían hecho mejor si no me hubieran engendrado. Venid a ver este lamentable espectáculo y cómo se fueron a dormir, en brazos uno del otro, en mi propio lecho. Pero por mucho que se amen, no creo que deseen quedar así acostados. Pronto querrán levantarse, pero mi trampa, mi red, los retendrá cautivos, hasta que el padre de ella me devuelva todos los presentes que le di por su impudente hija. Hermosa es, pero no tiene decencia porque no domina sus raptos pasionales."
De no mediar Apolo, tal vez nunca habrían sido libertados los amantes. Hefesto terminó aceptando las palabras conciliadoras del dios y los soltó. Afrodita, avergonzada, se retiró a Chipre, su isla predilecta. Y Ares se fue a Tracia, para tratar de olvidar la ridícula situación sufrida en medio de los ardores de la guerra.
Pero antes de partir, castigó a su amigo Alectrión, que por olvidar su deber provocó esta situación: los transformó en gallo (en griego Alektryón: gallo), condenándolo a advertir para siempre a los hombres la salida del sol. (Versión Enciclopedia Salvat de Mitología)

No hay comentarios:

Publicar un comentario