domingo, 11 de marzo de 2018

CALCAS


Fresco del s. I d. C. procedente de la Casa del Poeta Trágico (Pompeya)
y conservado en el Museo Arqueológico Nacional de Napoles: 

Odiseo y Diómedes traen a Ifigenia ante Calcas.
A la izquierda, junto a la estatuilla de Artemisa, Agamenón llora impotente.
SINOPSIS

Calcas (o Calcante) es considerado uno de los grandes adivinos de la mitología clásica, siendo relevante, sobre todo, durante el denominado Ciclo Troyano. Según la tradición era originario de Micenas o Megara e hijo de Testor y descendiente de Apolo, que le concedió el don de la profecía. Se decía que conocía el pasado, el presente e interpretaba el futuro por el vuelo de los pájaros. Elegido por los aqueos como adivino oficial para la expedición a Troya, predijo que la lucha sería larga; aconsejó el sacrificio de Ifigenia para aplacar la cólera de Artemisa y reveló que Ilión (Troya) no caería sin la presencia necesaria de Aquiles y Filotectes. Asimismo, fue quien le reveló a Odiseo donde Tetis ocultaba a Aquiles para que no lo llevasen a la guerra, recomendó a Agamenón devolver a Criseida a su padre y hasta habría sugerido la construcción del caballo hueco de madera. Una vez caída Ilión, fue a Colofón, en las costas de Jonia donde se topó con Mopso, adivino con quien compitió y que demostraría ser superior a él. Tal como le había profetizado un antiguo oráculo, Calcas encontraría la muerte cuando encontrase un adivino más hábil, motivo por el cual moriría tras este encuentro.

ADEMÁS

Si bien en alguna versión es Calcas quien aconseja la construcción del caballo de madera, en la más conocida es Odiseo quien es el gestor de esta idea.

Mopso, el adivino con quien rivaliza Calcas, es descendiente (nieto) de otro gran adivino: Tiresias.

Luego de observar cómo una serpiente subía a un árbol y devoraba a nueve pajarillos y su madre, Calcas pudo saber que la Guerra de Troya duraría diez años.

Sobre la rivalidad de Calcas y Mopso en un relato se cuenta que el rey de Licia se preparaba para una expedición guerrera. Mopso se pronunció en contra; Calcas, a favor. El rey fue derrotado, Mopso ganó prestigio y Calcas se suicidó.

En alguna versión, Calcas conocía por un oráculo el día de su muerte. Llegado el día, no obstante, al ver que no moría fue víctima de un ataque de risa, lo que le provocó una asfixia que terminaría por matarlo.

El don de la profecía fue entregado a Calcas por Apolo -así como este se lo otorgó también a Heleno y a Casandra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario