sábado, 3 de febrero de 2018

ATENEA

SINOPSIS

Atenea Giustiniani, copia romana del original
atribuido a Fidias. Museo Vaticano.
Diosa de la guerra, la sabiduría, las ciencias y la justicia. Aunque estas son sus atribuciones principales, también su culto estuvo vinculado a la agricultura, la alfarería y la hilandería. Era una de los doce dioses del panteón olímpico y una de las principales divinidades helénicas, siendo la ciudad de Atenas la que le estaba consagrada aunque su culto fue bastante difundido por toda la Hélade. En la versión más conocida, nació adulta y vestida con una armadura de la cabeza de su padre Zeus.  Peleó valientemente al lado de este contra los gigantes (Gigantomaquia). Una disputa con Poseidón por ver a quién sería el dios tutelar la ciudad de Atenas, permitió que esta, tras su triunfo, le estuviera dedicada. Uno de sus atributos principales fue su virginidad, la que siempre la mantuvo alejada de pretendientes o relación amorosa alguna. Fue protectora y consejera de héroes como Odiseo, Perseo, Diómedes, Aquiles y Heracles. Se le suele representar como una mujer con casco y peto de armadura, portando en una mano a Niké (la victoria) y apoyándose en la otra sobre la égida. Se le atribuye, asimismo, la invención del timón, la flauta y la trompeta, el arado y el rastrillo. Le estuvieron consagrados principalmente la lechuza, el olivo, la lanza, el gallo y también la corneja y la serpiente. Era la hija favorita de Zeus y la que protegía al Estado y la familia, presidía las asambleas e impartía justicia. Los romanos la conocieron con el nombre de Minerva. Los griegos le dedicaron varios templos, siendo el más importante el Partenón, ubicado en Atenas.

ORÍGENES                      

Vista de perfil de Atenea
del frontón oeste del templo
de Aphaia en Egina
Existen varias leyendas sobre el nacimiento de Atenea. En una de ellas su padre es el gigante Palas, hijo de la tierra; en otra es Poseidón, y en la más difundida, Zeus. Como Palas tratara de violarla, la diosa lo mato, lo desolló y con su piel se hizo la Egida, coraza de la virginidad. Para sellar su victoria asumió el nombre guerrero de Palas Atenea, apelativo que le daban los griegos para obtener su protección.
En la tradición más corriente, sin embargo, la diosa figura como hija de Zeus, el señor del Olimpo, y de Metis, la Prudencia. Ya que la sabiduría encarnada por Metis no podía figurar, según los griegos, entre las dotes femeninas, Zeus engulló a su amada y, por ese medio, se convirtió en el más sabio de los dioses, cualidad que transmitió a Atenea.
Al salir del cráneo de Zeus, la diosa ya lucia brillante armadura –representación de los meteoros y los fenómenos luminosos- y blandía la lanza –materialización del rayo que sale de la cabeza de la nube, ilumina las alturas etéreas y anuncia las tempestades-. Así, desde el primer instante de su existencia, se caracteriza como divinidad guerrera. Pero no encarna la fuerza bruta. Más bien, representa la lucha racional y justa, que tiene por objetivo defender ideales elevados, divulgar la cultura establecer la paz y asegurar el orden.


EPÍTETOS     
                         
Atenea, la diosa griega de la guerra.
Escultura frente a la Academia de Atenas.
El epíteto más empleado para la diosa Atenea era “glaucopis” (que puede traducirse como de ojos brillantes o de ojos de mochuelo). El pájaro que puede ver bien en medio de la oscuridad estaba asociado a la sabiduría. En representaciones antiguas, la diosa portaba un mochuelo sobre la cabeza. Este epíteto lo podemos encontrar en los himnos homéricos.
Otro epíteto conocido era “tritogenia” con el que se le denomina en Teogonía y en los himnos homéricos. De origen controvertido haría referencia a Tritón, divinidad marina, como presunto padre de la diosa o, en todo caso, como aquel que estuvo encargado de su educación.
Atenea Partenos (“siempre virgen”) fue otro de los epítetos con el que se conoció a la diosa. Este epíteto fue famoso porque fue el nombre de una imponente escultura crisoelefantina (de marfil y oro)  realizada por Fidias y erigida en el Partenón de Atenas. Un cierto número de otras esculturas se inspiraron en la original hoy tristemente desaparecida. La obra tuvo un gran impacto entre sus contemporáneos, hasta el punto de que dio origen a una tradición de estatuas crisoelefantinas, en la cual encontramos comprometido de nuevo a Fidias, con la estatua de Zeus en Olimpia)

Otros epítetos son:         
                                                                                                                                                         
Acria, bajo el que era adorada en Argos.

Aethyta, bajo el que era adorada en Megara. La palabra significa ‘buceador’ y figurativamente ‘barco’, por lo que el título debe aludir a Atenea como profesora del arte de la construcción de barcos y la navegación.

Ageleia (‘que impera en las batallas’)

Alcidemo (‘defensora del pueblo’).

Areia, por su papel en el juicio realizado en el Areópago a Orestes por la muerte de su madre, Clitemnestra.

Cidonia, en un templo de Frixa (Élide), que fue construido por Clímeno de Cidonia.​

Ergane, como protectora de los artesanos. Bajo este nombre se la menciona en varias inscripciones halladas en la Acrópolis.

Erisiptolis (‘protectora de la ciudad’).

Hipia (‘ecuestre’) como la inventora del carro, título bajo el que fue adorada Atenas, Tegea y Olimpia. Con este nombre recibía un parentesco diferente: hija de Poseidón y Polife, y hermana de Océano
Tetradracma griego con la imagen de Atenea
y mochuelo

Panaquea, bajo el que fue adorada como diosa de la liga aquea.

Polias (‘de la ciudad’), como protectora de Atenas y la Acrópolis, pero también de otras ciudades,como Argos, Esparta, Gortina, Lindos y Larisa.

Poluboulos (‘del buen consejo’).

Polumetis (‘de numerosos inventos’).

Promajos (Promachos, ‘que lucha delante’) cuando dirigía la batalla.



CEREMONIAS Y CELEBRACIONES       
     
En Atenas, la población festejaba a su protectora durante las Panateneas, fiestas en las cuales se celebraban torneos de carreras, luchas y certámenes de poesía y música. Las mas hábiles hilanderas y tejedoras iban en procesión a la Acropolis llevando a la diosa un enorme manto de regalo (peplo); los más viejos le ofrecían ramas de olivo; y los jóvenes iban en procesión en fogosos caballos.

Durante las Arreforías, muchachas adolescentes realizaban una procesión entre los templos de Atenea y Afrodita. El nombre de esta fiesta puede traducirse como “rocío” y revela la existencia de una relación íntima entre las divinidades fecundantes. Las vírgenes, puras como el rocío, iban primero a agasajar a la diosa de la castidad, para luego dirigirse a la diosa del amor.

En las Escinoforías, los participantes llevaban un gran parasol (skirón) que así como el rocío, elemento húmedo de la diosa, protege la labranza contra la sequía. Las Plinterias iniciaban las cosechas de Primavera y en las Asquiforías, celebradas en la época en que las uvas empiezan a madurar., los mozos cumplían el ritual llevaban ramas de vid desde el templo de Dionisio al santuario de Atenea.


EN EL ARTE              

El juicio de Paris. Pedro Pablo Rubens.
A partir del siglo VII a.C. ya se pueden encontrar imágenes de Atenea con sus rasgos definidos: la de la muchacha vestida con un largo peplo plisado, casco, lanza y escudo, coraza o égida con la Gorgona y ribeteada de serpientes. De esta época arcaica las esculturas más representativas son la Atenea de Egina, con casco del altas crines y la Atenea de Olimpia, procedente de un conjunto de esculturas representando la Gigantomaquia que se situaban en el Templo de Zeus de Olimpia.

Desde mediados del siglo VI a.C. se pueden observar en cerámica de figuras negras del nacimiento de Atenea, a veces con varios dioses asistiendo al "parto", como Ilithia, diosa de los nacimientos, y Hermes, así como Hefesto y su hacha de doble filo (labrys). También son tempranas las imágenes del juicio de Paris y de la guerra de Troya, así como de diversos mitos heroicos: desde Teseo y Perseo a Jasón y Heracles.

En el periodo clásico destacan, sobre todo, los templos a la diosa Atenea, que se encontraban en la Acrópolis de Atenas. Entre estos, el más bello era el Partenón que guardaba a la Atenea Parthenos (Virgen), magnífica obra de Fidias, toda de oro y marfil. Se trataba de una figura de pie, vestida con una simple túnica ajustada a la cintura. En el pecho tiene la égida guarnecida de escamas y rodeada de serpientes, con la cabeza de la Gorgona en el centro; en la cabeza, un casco suntuoso; en la mano izquierda, la lanza y el escudo, en el que se ve el combate de los griegos con las amazonas; detrás del escudo, la serpiente Erictonio, y el brazo derecho, extendido hacia el frente, sustenta una pequeña victoria alada. Otra de las esculturas de Fidias, Atenea Lemmia, representó a la diosa sin armas, con expresión graciosa, suave y modesta, propia de una divinidad que preside la alegre calma de la paz. En la enorme Atenea Promajos (“la que va adelante”), por el contrario, se resalta su espíritu guerrero. De estas obras, todas hoy perdidas, a lo largo de los siglos se harían copias y reproducciones.

Del Renacimiento y el Barroco las obras más representativas son Palas Atenea y el centauro de Botticelli, El juicio de Paris de Rubens y el magnífico cuadro de Velázquez, Las hilanderas, en el que se relata el cuento de Ovidio de Aracné y Atenea. En este cuadro, en primer plano aparecen dos hilanderas, una joven y otra anciana. En segundo plano se ve el perfil de Atenea con casco y lanza y a Aracné delante del tapiz, tratando de protegerlo de la destrucción de la diosa.
En el Neoclasicismo Atenea se convierte en figura preferida para representar las Artes, la Ciencia y la Razón, siendo utilizada su imagen en bibliotecas, universidades, etc, como símbolo de la Ilustración.
Aún en nuestros días se hallan ejemplos de imágenes de la diosa. El más espectacular se halla en Nashville, Texas, y es una escultura de Atenea Partenos de 13 metros, revestida de oro, que se halla en el interior de una reconstrucción del Partenón ateniense. La estatua realizada en hormigón y yeso fue realizada en 1990, con el asesoramiento de expertos en arte antiguo, para ser lo más fidedigna a lo que hubiera sido la original, y en 2002 se añadió el pan de oro.

ADEMÁS:


Estatua de Atenea Partenos en Nashville
  • Atenea nunca tuvo contacto carnal con ninguna divinidad o mortal; pese a esto, los dioses áticos Erictonio y Erecteo se consideraban como hijos adoptivos de la diosa.
  • Uno de los atributos de Atenea es el dominio y manejo de los caballos. Así se dice que ella fue quien enseña a Erictonio a atar sus caballos al carro y al héroe Beloforonte a dominar al Pegaso.
  • Se consideraba también que todos los productos del arte femenino eran obras de Atenea.
  • Según una versión, era hija del titán Palas, quien tiempo después intentaría violarla; la diosa para proteger su castidad mató al gigante alado del que con su piel elaboraría la égida.
  • Es la creadora y primera ejecutora de la denominada danza de guerra pírrica.
  • Según algunas versiones, Atenea habría nacido a orillas del río Tritón. En otras versiones, este mismo dios se habría encargado de su educación.
  • En Atenas y Esparta protegía las asambleas populares y deliberativas.
  • Según alguna versión, fue Atenea la que instauró el Areópago.
  • Siempre es una diosa que aparece vestida; sin embargo, en la versión de Ovidio y en algunas representaciones artísticas aparece desnuda.  
  • Atenea era imbatible en la guerra, ni Ares pudo derrotarla.
  • En el relato de los argonautas, ella es quien da las instrucciones para la construcción 
    Atenea Partenos. Monumento
    dedicado a la diosa.
    Parlamento de Viena.
    de Argo, la embarcación en la que irían los argonautas.  
  • En una versión del mito de Tiresias este se tropezó con Atenea cuando se bañaba, y fue cegado por su desnudez. Para compensarle por su pérdida, la diosa le purificó las orejas, lo que le permitió entender el lenguaje de los pájaros, lo que le permitió lograr así el don de la profecía.
  • Atenea fue quien guió a Perseo en su camino para decapitar a Medusa. Asimismo, ayudó en varios de sus trabajos a Heracles (león de Nemea, pájaros de Estínfalo, la hidra de Lerna).
  • Durante la guerra de Troya, apoyó a las tropas aqueas; sin embargo, luego de terminado el conflicto debido a que Ayax Telamonio violó a Casandra en su templo, Atenea les envió tormentas a sus embarcaciones.
  • El paladio es el nombre que recibe la estatua de Atenea. Según un mito, durante su infancia Palas y Atenea eran compañeras de juegos. Un día mientras practicaban ejercicios de lucha, la diosa Atenea mató accidentalmente a su compañera. En honor a esta, la diosa habría tallado el paladio.
  • Este objeto, el paladio, permaneció durante siglos en el interior de la ciudad de Troya, hasta su caída.
  • En época de guerra, las ciudades, fortalezas y puertos quedan bajo su especial protección.
  • La referencia más antigua que aparece de Atenea es en los archivos micénicos, donde aparece mencionada una “Atana potinaia”. Potnia, (Potnia) significa en griego “poderosa”, acompañando a los nombres de las diosas aqueas. 
  • El historiador griego Herodoto señaló que los ciudadanos egipcios de Sais adoraban a una diosa cuyo nombre egipcio era Neit y la identificaban con Atenea.
  •  En la serie animada Saint Seiya, Atenea reencarna en una joven japonesa, Saori Kido. La diosa acompañada por unos guerreros envueltos en singulares armaduras protege así a la Tierra de las más diversas amenazas.


Palas Atenea, obra de Roberto Roca Cerdá.
 Avenida Blasco Ibáñez de Valencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario